Untitled Document







LA AFINACION DE LA ESCOPETA DE COMPETENCIA

58_1184435281.jpg

LA AFINACION DE LA ESCOPETA DE COMPETENCIA.

POR: JULIO MOLINA CEBALLOS


Para comenzar, debemos familiarizarnos con algunos términos con que se denominan las medidas de una escopeta:


B = Largo del cañón
S = Largo de la culata
HH’ = Caído en la parte superior del pad.
MM’ = Caído al nivel del “Montecarlo”
CC’ = Caído en la parte superior de la culata, donde comienza el área de contacto con la mejilla del tirador.
TH’ = Largo de la culata medida del gatillo a la parte superior del pad.
TT’ = Largo de la culata medida del gatillo a la parte inferior del pad. (Estas últimas dos medidas determinan el “pitch” que es la inclinación que toma el pad para ajustarse al hombro del tirador.


Una vez que se selecciona una escopeta, la siguiente decisión es determinar si vale la pena afinarla para competencias, esto es, hacerle las modificaciones pertinentes para que se adapte a las características físicas del tirador, y trabaje con precisión y eficiencia.

Modificaciones:

Estas pueden ser de tres categorías:

1. Funcionales.- Como cambiarle resortes, partes resistentes a la fricción, ampliar la salida de gas en semiautomáticas, etc.

2. Ergonómicas.- Estas particularmente son motivo de discusiones y debates, que casi siempre generan mas ruido que claridad, y que incluye principalmente lo siguiente:

A.- Alteraciones de los gatillos.
B.- Ajuste de la culata, doblarla para arriba o para abajo, o hacia la derecha o izquierda.
C.- Pulir y ampliar el interior de los cañones, lo que se conoce como “back boring”.
D.- Alterar los “forcing cones” que es el “embudo” que se forma en donde termina la recamara y donde empieza el cañón.
E.- “Barrel porting” que son las perforaciones que tienen algunos cañones antes de la salida, y que sirven para disminuir el “recoil”, (patada), evitar el “muzzle jump” (brinco del cañón) y para lograr una mejor densidad de plomeo.
F.- “Adjustable stock” mecanismo que se instala en las culatas para facilitar el ajuste del “comb” (altura) y el “cast” (hacia fuera o hacia adentro) a las dimensiones personales del tirador, con solo aflojar y apretar dos o tres tornillos, lo que es particularmente importante porque se trata de alinear el ojo dominante del tirador a la cinta del cañón, como si fuera la “mira trasera” de la escopeta, sin que el tirador tenga que inclinar la cabeza o llevarla hacia un lado cuando monta la escopeta o dispara, defecto que no solo constituye un mal hábito, sino que destruye por completo la consistencia del tirador.
G.- “Recoil retarding weights and devices. – Algunos mecanismos modernos para disminuir el “recoil”
H.- “Speed closure buttons”.- Algunos dispositivos para hacer mas eficiente la retrocarga en las semiautomáticas.
I.- High–visibility sights.- “Miras” fosforescentes actualmente de moda que pueden ayudar a los tiradores avanzados a mejorar su visión periférica para estar algo alertas de donde esta la punta de su cañón, pero que si no esta bien colocada puede modificar sustancialmente el punto de impacto de la escopeta, y peor aún, a los tiradores principiantes o intermedios, los puede llevar a un mal hábito de traer el “foco” de su visión a la punta de su cañón al disparar, lo que trae como consecuencia fallar el tiro al “desenfocar” el blanco, y al mismo tiempo que se frena el “swing” por una cuestión psicológica bien comprobada en la práctica.
J.- Recoil pads.- Hay muchos tipos en el mercado. Debe escogerse el más eficiente para el tipo de competencia como es el caso del tipo “Sporting Clay” que viene diseñado con un ligero “chaflán” en la parte superior para que se deslice al montar la escopeta en el estilo “low gun” y evitar que se trabe en la ropa del tirador.
3.- Modificaciones estéticas.

Estas son diseñadas por cuestiones de gusto, como son culatas con maderas finas, grabados, pinturas, etc., que si bien no ayudan a mejorar el score, satisfacen la “vanidad” que todos tenemos.

Ahora bien, antes de proceder a cualquier modificación, es prudente tomarse el tiempo y las municiones necesarias para determinar dos cosas súper importantes:

•Dónde “impacta” tu escopeta y
•Cómo “impacta” tu escopeta.


4.- Determinando dónde impacta tu escopeta.

58_1184435515.jpg

Checar el punto de impacto, “Point of impact” (POI) y la convergencia de los cañones “barrel convergence” es crítico para un buen desempeño. Esto se hace en el club, en la “plancha de metal” la cual tiene una marca o agujero en el centro que usamos como “centro de puntería” o “Point of aim” (POA). Después esta plancha es pintada para borrar disparos previos, el tirador se coloca en la posición de “listo” con la escopeta abajo “low gun” y se monta digamos tres veces para hacerlo con naturalidad como si se fuera a disparar un “outgoing” o “disco que se va”. A la tercera se jala el gatillo mientras se enfoca, con los dos ojos abiertos, directamente al centro (POA) pero sin mirar el rib o “cinta ventilada”, ni los cañones ni mucho menos la mira. Debemos recordar que estamos disparando una escopeta, no un rifle. Al hacer este ejercicio no se debe acomodar la escopeta a la cara ni tampoco mover la cabeza. La escopeta sube y encaja suavemente en la mejilla y enseguida al hombro. Se recomienda que primero toque la mejilla y después al hombro, para evitar el mal hábito de mover la cabeza después de montar la escopeta. De acuerdo con el instructor John Wolley, “cada vez que mueves la cabeza, pierdes el enfoque del blanco, o sea la intensidad del “focus” que es lo mas importante en el disparo a un blanco móvil.

Pues bien, volviendo a nuestro ejercicio para determinar el punto de impacto (POI), esto se hace con un “choke” algo cerrado y a una distancia modesta, digamos un “modified choke” a 16 yardas. El centro del impacto del disparo es fácilmente distinguible pero necesitamos hacerlo varias veces, digamos 5 disparos para tener un promedio y eliminar cualquier falso impacto por algún leve error al montar la escopeta, o por mover inadvertidamente la escopeta al jalar el gatillo.

Algunos tiradores que he visto, sienten que se benefician al variar este ejercicio enfocando el (POA) y montando la escopeta con el método “move-mount-shoot” o sea mover los cañones hacia el objetivo, montar la escopeta al mismo tiempo, y jalar el gatillo, como si se tratara de tirar a un disco en presentación “quartering” o sea de 30 grados o menos, o un “crossing” o tiro cruzado, de casi 90 grados, como el de la posición 4 del Skeet.

Una vez que se han hecho los cinco disparos ya mencionados al mismo (POA), se verá claramente donde impactan las municiones formando una mancha que puede estar en cualquiera de los siguientes lugares:

A.- Al centro del (POA): Esto sería muy afortunado y la escopeta no requiere ningún ajuste con respecto al (POI)
B.- arriba del (POA): La escopeta tiene muy elevado el “comb” y se requiere bajarlo (figura # 1).
C.- Debajo del (POA): La escopeta tiene muy bajo el “comb” y se requiere subirlo. También puede tener excesivo “pitch” (figura # 2).
D.- A la derecha del (POA): La escopeta tiene demasiado “cast off” y se requiere mover o curvear la culata hacia la izquierda (figura # 3).
E.- A la izquierda del (POA): Insuficiente “cast” y se requiere curvear la culata hacia la derecha (figura # 4).

Nota: Figuras de NSCA. Abril 2002. Peter Blakeley. Pág. 43.


5.- Escopetas de dos cañones.-

Si estamos tratando de determinar el (POI) de una escopeta de dos cañones, una vez que es probado un cañón, digamos el de abajo de una over and under, que por razones técnicas se dispara casi siempre primero, se repinta la placa o plancha de metal y se procede a checar el otro cañón, usando la misma munición, para determinar su (POI). La razón de que se pruebe el segundo cañón con la misma munición es porque diferentes cargas o tipo de munición pueden hacer variar la convergencia-separación de los dos cañones.

Ahora bien, la pregunta seria ¿que tanto podría separarse un cañón de otro en su punto de impacto (poi)? Es prácticamente imposible que dos cañones tengan el mismo (POI) a todas las distancias, porque ellos no pueden ser perfectamente paralelos. La respuesta seria que a unas 40 yardas, una convergencia-separación de entre 6 a 8 pulgadas podría considerarse típica. Pero a menor distancia, digamos a unas 16 a 20 yardas, que es como hacemos las pruebas de (POI), la convergencia-separación podría reducirse significativamente hasta hacer irrelevante la diferencia.

Claro que lo ideal seria una convergencia-separación de cero, pero como ya explicamos no es posible. Lo que podemos hacer para acercarnos a lo deseable seria probar varios tipos de carga o municiones, o bien, cambiando los chokes, hasta encontrar aquellos que sean mas satisfactorios para el tipo de tiro que vamos a practicar.

6.- Métodos alternativos sencillos para alterar el punto de impacto.-

A.- Usando “adjustable ribs” o cintas ventiladas ajustables: Hay algunos fabricantes que se especializan en “shotgun ribs”, especialmente para escopetas de trap, y recientemente han salido modelos de escopetas con ribs intercambiables, lo cual es otra opción para alterar el (POI) sin modificar la culata.
B.- Usando miras de fibra óptica como las “High-visibility” fabricadas por Hiviz Shooting System: Se ha encontrado que en algunos casos estas miras pueden ayudar a centrar el punto de impacto, pero también pueden empeorarlo.

7.- Qué tanto modificar la culata en “comb” y “cast” para ajustar el punto de impacto.

Esto se hace a prueba y error, como cuando se ajusta la mira telescópica de un rifle. El tirador prueba en un blanco y simula que mira la carátula de un reloj. Hay doce posiciones y la variación puede estar en cualquiera de ellas. Si por ejemplo, el (POI) esta por decir algo a las 11 horas, entonces tiene que bajarse un poco el “comb” y al mismo tiempo correr un poco a la derecha el “cast” para centrar el punto de impacto.

8.- Una regla práctica del “cuánto mover”.-

No hay una receta segura para todo, pero es útil tener en cuenta que una pulgada en el punto de impacto a 16 yds. Que se encuentre fuera del (POA) o centro, la culata necesita ser ajustada a 1/16” de pulgada. Por ejemplo, el instructor inglés Peter Blakeley recomienda que si la concentración de los disparos de prueba estaba, digamos, 4” alto y 4” a la izquierda del (POA), la culata necesita ser ajustada ¼” de “cast off” (hacia la derecha) y ¼” debe ser removida del “comb” (para bajarlo). La distribución ideal de la concentración de los disparos seria 60rriba y 40bajo del (POA), tomando en cuenta que la mayoría de los blancos son ascendentes. Así que, haciendo unos cálculos sencillos, podemos mover proporcionalmente el comb y el cast de la culata, tomando en cuenta la regla de que a 16 yds. La desviación del (POA) desde la boca del cañón se magnifica 16 veces.



9.- “Stock fitting” o ajuste de la culata a la anatomía del tirador.

Estas alteraciones requieren de los servicios de un “Professional gunsmith” o armero especializado como Jim Greenwood, un tirador master class nsca quien usa un método algo difícil de creer, pero es más o menos así: envuelve la parte de la culata que se conoce como “pistol grip” que comienza detrás del gatillo con una tela gruesa como un vendaje, la baña o satura con aceite. Entonces procede a calentarla usando un pequeño soplete como el que usan los plomeros, a prudente distancia para no quemar la madera. Cuando la madera se calienta, sus moléculas se expanden y queda algo maleable. Entonces se ejerce presión en la dirección en donde se desea doblar la culata, sea hacia abajo o arriba, o hacia los lados, y sorprendentemente la culata cede y se dobla. Greenwood afirma que mientras más dura y densa sea la madera, mas difícil es doblarla y más apta es para regresar a su posición original.
Yo he visto hacer algo parecido a Reven’s en Houston. Usando unas bombillas eléctricas que generan intenso que se irradia a la culata para doblarla.

10.- Las 3 cosas más importantes a considerar para ajustar una culata.

De acuerdo con Greenwood, éstas son:

A.- “Length of pull”. O distancia del gatillo a la parte trasera del pad. Como vimos al principio, esta es una de las medidas más críticas de una escopeta. Desgraciadamente, esta es muchas veces la única variable que se toma en cuenta en razón de un atavismo generalizado. El futuro comprador o el dueño de la escopeta la levanta y se coloca el pad encima del codo y la mano en el gatillo. Si siente que no alcanza bien el gatillo, dice que la culata “esta muy larga” y entonces busca a un carpintero para que la corte. Jerry Mayer, un experto instructor de la NSCA dice jocosamente que ese proceder solo prueba que “tienes un brazo y una escopeta” pero nada más. Yo no quisiera criticar esta “regla de dedo” por mala porque algunas veces mas o menos funciona. Pero si quisiera precisar que tal proceder no toma en cuenta ni el “cast” ni el “comb” y a veces ni el “pitch” y por lo tanto puede resultar peor el remedio que la enfermedad. Lo que pasa es que el “Length of pull” solo sirve para establecer la distancia entre el pulgar que esta sobre el “pistol grip” y la nariz del tirador cuando la escopeta esta montada. Claro, entre mas corta es la distancia, la sensación de dominio visual sobre el rib es mejor; esto hasta cierto punto, porque no debe estar tan cerca que al disparar se golpee con la mano la nariz del tirador. Una distancia recomendable, de acuerdo con el instructor Marty Fisher, nsca, seria entre 1 y 2 pulgadas apartadas de la nariz.

Pero aquí quiero hacer otra observación: Los fabricantes de escopetas, por alguna razón que yo ignoro, pero que tal vez tiene que ver con razones de mercado, para que “parezca” que les queda bien a todos o también puede ser por razones de direccionar el “recoil” mas al hombro que a la cara del tirador, diseñan la mayoría de las culatas inclinadas hacia abajo, o sea que mientras mas te alejes del pistol grip, mas bajo es el contacto con tu mejilla, mientras que si te acercas al pistol grip va subiendo tu “línea de sight” sobre el rib. Entonces, al acortar la culata, el punto de contacto con tu mejilla se eleva y aquí puede venir un problema serio: es mas fácil subir el punto de contacto con la mejilla, empleando algún aditamento sobre la culata, que bajarlo, lo cual requeriría desbastar la madera o tener que doblar la culata para abajo.

B.- Comb y cast contribuyen al (POI).- Como ya hemos explicado, estas 2 variables son indispensables para centrar el (POI), lo cual debe analizarse muy detalladamente antes de proceder a cortar la culata.

C.- El pitch.- Es el ángulo entre el pad y los ejes de los cañones. En virtud de que el pad por entero debe descansar en el hombro del tirador en el momento del disparo, demasiado pitch puede hacer que la escopeta baje o suba su (POI), y que al disparar se sienta más severo el recoil al pivotear la escopeta para arriba desde la parte baja del pad golpeando la cara del tirador, lo que se conoce como “face slap”.

Desde luego, el pitch tiene que ser ajustado a las dimensiones personales del tirador, y también a su posición al disparar: un tirador que se inclina al disparar, necesita mayor cantidad de pitch que uno que dispara erguido. También, el pitch se ajusta para las escopetas que usan las damas, a fin de acomodar el pad con respecto al busto.

Por supuesto que al cortar una culata se altera el pitch, pero eso es lo de menos pues puede desbastarse o lijarse la madera para obtener el resultado deseado.

11.- La culata estilo “Montecarlo”.-

Algunas culatas, especialmente de Trap, pero que, desgraciadamente, son pocas, vienen con el diseño de la culata estilo “Montecarlo”. Estas culatas tienen la parte superior paralela al piso, por lo que no tienen la línea descendente que tiene la mayoría de las culatas digamos “normales”. Este diseño proporciona una enorme ventaja para la consistencia del tirador, ya que cualquiera que sea el punto de contacto con la mejilla, la línea de sight, o sea la alineación del ojo del tirador con respecto al rib, no se altera.

12.- Las escopetas semiautomáticas modernas.-

Estas son surtidas con unas plaquitas llamadas “angled shims” que se colocan entre la parte trasera de la “acción” y el frente de la culata, las cuales vienen con ángulos y grosores tan imperceptibles, que solo se reconocen por sus claves a, b, y c, pero que son capaces de alterar significativamente el comb y el cast.-

13.- “Adjustable stocks” o culatas ajustables.-

Para la mayoría de los tiradores que no tienen las facilidades para llevar su escopeta con un especialista “gun fitter” en estados unidos, la mejor opción seria tener una culata ajustable, comprando los herrajes necesarios y mandarlos instalar con un buen carpintero o armero. Hay herrajes de varias marcas y modelos, desde los de la “Beretta” que son muy pesados, hasta otros más simples y livianos pero que hacen el mismo trabajo. Hay que señalar que no todas las culatas pueden convertirse a “culata ajustable” porque si la culata es originalmente muy delgada, con poca masa de madera, como es el caso de las típicas escopetas de cacería, es muy difícil colocarle los herrajes pues existe el riesgo que la madera no resista el corte y el calado para colocar tales herrajes y tornillos.

14.- Determinando “cómo” impacta tu escopeta.-

Diagnosticar y mejorar tu escopeta buscando maximizar tu desempeño involucra los siguientes pasos:

A) Analizar y calibrar el gatillo (trigger pull)

B) Pruebas de densidad y agrupamiento de las municiones, lo que se conoce como “patronar” con diferentes chokes, cartuchos, cargas y municiones a diferentes distancias, según la modalidad de tiro que vayamos a practicar.

C) Resistencia al “recoil” golpe o patada de la escopeta.


15.- Procedimientos para mejorar el desempeño de la escopeta.-


Veamos con detalle cada uno:

A.- Calibrando el gatillo.-

Técnicamente, el peso de la acción del gatillo o “trigger pull” debería formar parte de la “afinación” de la escopeta de competencia, y aunque las preferencias personales varían, un buen número de tiradores master class usan gatillos cuyos “pesos” están entre 2 y 10 libras. El gran maestro de Trap, Fred Missildine, recomienda que el “trigger pull” no sea menor a 3 libras ni mayor que 5 libras, siendo 4 a 4.5 libras el ideal. Esto es porque un gatillo demasiado “liviano” puede llevar al tirador a disparos prematuros, especialmente cuando se hace “swing” a un disco “quartering hard” ya sea a la derecha o a la izquierda. Si el gatillo es muy pesado, pasa lo contrario, es decir, se dispara con retraso.

Greg Moats, un gran maestro de Sporting Clays y una autoridad en balística, recomienda gatillos con resistencias que van en el rango de entre 3.5 y 4 lbs. Aunque es universal que los buenos tiradores busquen gatillos “crispness”, como vienen la mayoría de las escopetas de competencia, esto es, de acción súper rápida. Algunas vienen con la adición de un “trigger shoe” que es un gatillo mas ancho y con una superficie inclinada para que el dedo índice tenga mayor área de contacto, haciéndolo mas confortable y dinámico.

Las escopetas de cacería, como la Beretta Xtrema, vienen con un “trigger pull” que tiene una resistencia de 14 libras, porque es capaz de disparar cartuchos hasta de 3 y 3.5 pulgadas, en vez del acostumbrado cartucho standard de 2¾ pulgadas. Por su uso y también por cuestiones de seguridad, estas escopetas es natural que traigan gatillos “duros”.

Para medir la resistencia de los gatillos, se usa un “scale-hooked”, que es una bascula de gancho y resorte como la que usan los pescadores deportivos.

B.- Patronando la escopeta de competencia: “patterning”.-

Disparar y revisar los “patrones” contando el numero de impactos en el papel, es un trabajo tedioso, pero vale la pena. Es la única manera de saber como la combinación de cañones, chokes y cartuchos realmente se desempeñan. Y aun así solo parcialmente ya que solo medimos en dos dimensiones: altura y ancho, pero como todos sabemos la carga sale del cañón en forma tridimensional, lo que se conoce como el “shot string” que es como un “tubo” en forma de embudo que llega a medir hasta 4 yardas de largo antes de impactar en el blanco o perder energía. El “shot string” no es evidente en el papel de patronar.

Un método convencional y tradicional es disparar a un punto central sobre un papel de 48 pulgadas de ancho a 40 yardas, y entonces trazar un circulo de 30 pulgadas de diámetro alrededor del agrupamiento mas grande de municiones posible, c o n t a r los impactos, y determinar que porcentaje del total de municiones del cartucho se impactaron en dicho circulo.

Don Amos, un excelente escritor e ingeniero, ha modificado el punto de vista tradicional para patronar las escopetas. Amos es el pionero en los trabajos de medir el “momento de inercia”. La sugerencia de Amos es combinar las municiones y el choke de tal manera que las municiones desarrollan toda su energía al mismo tiempo que el choke obtenga su máxima densidad por la distancia del disparo.

La conclusión de Amos es que tiene poco sentido disparar munición num. 9 con un full choke, porque de todas maneras se pierde la energía y se deforma el patrón después de las 30 yds. Así como no se obtiene nada bueno disparando munición de 7 ½ con un skeet choke, porque no alcanza la distancia para obtener una buena densidad.

De acuerdo a Tom Roster, un experto en balística y escritor de NSCA, se puede seguir la siguiente tabla en un circulo de 30” de diámetro, cartucho std. De 32 gramos de plomo:

58_1184435713.jpg

De acuerdo con Rob Roberts de Ballistic Specialities, al patronar se deben buscar huecos o “gaps” donde un disco podría pasar sin ser impactado por alguna munición. Idealmente, todo el espacio mencionado de 30 pulg. De diámetro debería quedar cubierto de impactos. Si la distribución de los impactos es irregular, pruebe disparando con diferente munición con el mismo choke. También pruebe la misma munición con diferente choke hasta encontrar una combinación ideal de choke y carga de municiones. Si el resultado no es satisfactorio respecto a la densidad y área cubierta, entonces se pueden intentar las siguientes opciones:

16.- Procedimientos para mejorar la densidad del disparo:

A.- Reemplazar los chokes: La tendencia actual de los fabricantes como Briley Manufacturing de Houston, Texas, es producir chokes de material ultra-light, como el titanio, que tiene poco peso y una enorme resistencia. Esto hace que se puedan producir “extended chokes”, o sea, que sobresalgan del cañón, sin alterar el balance de la escopeta. Otra tendencia es hacer los chokes con marcas sobresalientes de colores, para identificar con rapidez su tipo o constricción, lo cual facilita su uso y evita errores en la selección.

B.- Alargar los “forcing cones” del cañón: Como ya hemos explicado, los “forcing cones” son una especie de embudo entre el diámetro interior de la recámara y el diámetro interior de el cañón. Mientras más corto es el “funnel” o embudo, mas drástico es el ángulo que se forma.
Típicamente, los “forcing cones” de fabrica miden entre 1 pulg. Y 1 ½ pulg. De largo. Cuando se produce el disparo, el “ejecta” pasa por el forcing cone y la carga es “succionada” al interior del cañón. Este proceso de “succión” aplana o distorsiona las municiones haciéndolas menos aerodinámicas y todo esto resulta en una trayectoria errática del disparo, y al mismo tiempo que denigra la integridad del “pattern”.
Alargando los “forcing cones” a 3 pulg. O 4 pulg. Y puliéndolos, el ángulo se vuelve menos severo y la resistencia inicial disminuye, y hay menos distorsión de las municiones. Otro beneficio adicional es que se percibe menos “recoil” y un “pattern” mas denso al tener las municiones menor resistencia del aire en su vuelo.

C.- Ampliar por entero el diámetro interior del cañón. Esto se conoce como “back boring” y consiste en ampliar el diámetro nominal de 0.729 pulg. En cal 12. Lo cual, de hecho, acortaría el “shot string”. Esto significa que el tiempo (o distancia) entre las municiones que van adelante y las que van detrás en el “shot string” al arribar al blanco sería más corto, resultando así en un “pattern” más denso. Estas modificaciones son difíciles de llevar a cabo porque se necesita maquinaria muy especializada y un experto “gunsmith”. Pero, además, tales alteraciones generan mucha controversia porque pueden tener efectos adversos en las escopetas semiautomáticas porque el mecanismo de gas podría no funcionar adecuadamente. Por otro lado, también podría en ciertos casos hacer que un disparo a un disco con sobre adelantamiento, se falle porque cuando el shot string es largo, hay oportunidad de que aunque las primeras municiones del “shot string” pasen adelante del disco, las ultimas, con un poco de suerte, podrían impactarlo y romperlo


17.- Problemas y soluciones acerca del “recoil”.-

El deporte del tiro es esplendido y disparar una escopeta a un blanco móvil “wingshooting” debe ser motivo de gozo y placer.
El enemigo mas frecuente de esta gran satisfacción es el “recoil”, golpe o patada de la escopeta en el momento del disparo. El recoil excesivo no solo afecta el buen desempeño del tirador, sino que puede desanimar a los principiantes y aún producirles algún daño corporal. Vamos a enumerar en forma simplificada algunas opciones para reducir el recoil:

A) Perfeccionar nuestro “gun mount”:
Montar la escopeta suavemente “smooth” pero con rapidez es todo un arte. Requiere aprender un buen estilo y practicar con tenacidad hasta grabarlo en el subconsciente por medio de la memoria muscular de tal modo que llegue siempre exactamente en el mismo lugar de la mejilla y el hombro. Así se logra la consistencia.

B) Ajustar la culata a las dimensiones exactas del tirador:
Ya hemos explicado detalladamente este punto y tiene que ver con el comb, el cast, el pitch y el largo de la culata (“trigger pull”). Cuando estas medidas son incorrectas, el recoil se incrementa porque la escopeta es como si fuera una extensión del brazo del tirador y debe hacer perfecto contacto con su cuerpo. No hay dos tiradores con anatomías iguales, ni siquiera los gemelos. Unos pueden tener los ojos juntos o separados, los pómulos sumidos o saltados, las mejillas gruesas o delgadas, los músculos pectorales gruesos o delgados, los hombros altos o anchos, cuello largo o ancho, brazos largos o cortos, etc. Y todos y cada unos de estos afectaran nuestro “gun fit”.

C) Usar un eficiente “recoil pad”:
Hay una gran cantidad de pads en el mercado, duros y suaves, de hule, de gel, etc. Hasta los mas sofisticados sistemas hidráulicos o de pistón como los “gracoils” que requieren ser instalados por un experto. Hay que tener cuidado al seleccionarlos de acuerdo a la modalidad de tiro que vayamos a practicar. Por ejemplo, para el Trap se usa un modelo cóncavo porque se tira con la escopeta premontada. Pero para el Sporting y el Skeet internacional, que se tira con la escopeta debajo del hombro o a la cintura, se usan pads especiales que se deslizan con facilidad al montar la escopeta durante el “swing”.


D) Añadir peso a la escopeta:
De acuerdo a las leyes de la física, toda acción produce una reacción igual y en sentido contrario. Así que si vamos a disparar cartuchos de carga fuerte, necesitamos una escopeta que resista la reacción del disparo. Si la escopeta es liviana, podemos añadirle peso con aditamentos como pistones, resortes o mercurio líquido que se colocan dentro de la culata y que ayudan a reducir el recoil. Pesos en el magazine de las semiautomáticas, lo cual según algunos expertos contribuye al “follow–through” o continuación del “swing” después del disparo. Una recomendación que me parece útil es que antes de añadir peso a cualquier parte de la escopeta es necesario evitar que se altere el balance de la misma o su dinámica al cambiar “el momento de inercia”.


E) El proceso de “porting”:
Portear los cañones, que es hacerles una serie de perforaciones antes de la salida del cañón, es un proceso que se ha puesto de moda y, teóricamente, reduce el recoil a redireccionar los gases del disparo a través de los agujeros del cañón. Cuando un cartucho es disparado, la columna del disparo pasa por el interior del cañón y los gases quedan sellados detrás del plástico llamado “wad”. Si un cañón esta porteado, al pasar la columna entre los agujeros y la boca del cañón, algo de esos gases salen a través de tales agujeros o “ports” causando una salida menos violenta y de aquí una reducción del recoil y el “muzzle rise” o brinco del cañón. Y, además tienen, como función principal, desforrar o deshacer el “plastic wad” lo cual maximiza la eficiencia del plomeo. Algunos tipos de chokes modernos vienen porteados, lo cual también ayuda en cierta forma a mejorar la columna del disparo. Pero no es una panacea ni sirven para todo. Hay que considerar que tales huecos o “ports” se llenan de carbón y residuos de plástico, lo que hace necesario su limpieza con mayor regularidad.


18.- Puntos finales.-
Como todas las actividades de la vida, el éxito que se obtiene en ellas esta estrechamente ligado al esfuerzo que se ponga en su implementación y desarrollo. El deporte del tiro no es la excepción. Pero el esfuerzo, para que rinda frutos, tiene que estar bien dirigido de tal manera que se ahorre tiempo y costos.

Por esta razón, el conocimiento que se tenga acerca de la actividad o deporte que practiquemos, es crucial y nunca es suficiente. El tiro con escopeta, llamado “wingshooting” es una ecuación complicada, debido a que se compone de varios factores que influyen unos con otros. Una forma súper simplificada de verlo seria como sigue:

(Equipo + instinto natural + fundamentos + técnica + estrategia + desarrollo subconsciente + dominio psicológico) x practica y experiencia = éxito en score.
No es fácil adquirir o mejorar una escopeta, porque cada quien tiene que hacerlo de acuerdo a sus posibilidades económicas, pero cada tirador tiene en su “estrella del futuro”, la oportunidad de toparse, algún día, con una escopeta que llene plenamente sus aspiraciones personales. El día que eso suceda, aconseja el gran maestro Fred Missildine, “pon el registro a nombre de tu esposa y guarda los papeles en la bóveda de un banco, de modo que no puedas venderla ni cambiarla”. ¡Buen consejo!

En esta aportación solo tocamos apenas una parte del tema del equipo y casi nada de todo lo demás. Si Dios nos da vida y salud, esperamos hacerlo en próximas ocasiones. Mientras tanto, feliz navidad 2004 y mucho éxito personal y familiar y sobre todo mucha suerte y satisfacciones en las competencias 2005.


Mérida, Yucatán, a 24 de Diciembre de 2004.



Julio Molina Ceballos.



Reconocimientos:

Fred Missildine – Winchester Press – New York, New York.

Greg Moats – NSCA – San Antonio, Texas – (210) 688-3371.

Jim Greenwood – Custom stockmaster – (316) 775-0161.

John Wolley – NSCA.

Peter Blakeley - Dallas Gun Club - (972) 462-0043.

Jerry Mayer – NSCA.

Marty Fisher – NSCA – Level III Instructor – (912) 826-0072.

Don Amos – NSCA.

Rob Roberts – Ballistic specialities – (800) 276-2550.

Briley Manufacturing – Houston, Texas – (800) 331-5718.

Graco corp. – (479) 787-6520.

Tom Roster – NSCA – (541) 884- 2974.


Formato y edición: Alejandro Molina Gamboa.

Nota: cualquier comentario o sugerencia sobre este trabajo será bienvenido al teléfono (999) 944-0184, al fax (999) 944.0512 o al correo electrónico: jmolina@tirandoconescopeta.com.